LA HISTORIA DE TALÍA

talia-portada-copia

25 Ago LA HISTORIA DE TALÍA

Hoy os traigo la historia de Talía, una chica de 22 años que se ha enganchado a la vida sana y a los hábitos saludables. Nos cuenta su historia con todo detalle, así que no os la perdáis porque vale la pena 😉 Recordad que si queréis mandarme vuestras historias de transformación lo podéis hacer a aquí: http://gymvirtual.com/transformaciones/ 

Me llamo Talía Pérez. Tengo 22 años y soy de Valencia. Terminé el año pasado Ingeniería Química y ahora trabajo en Bayer.

Me encanta la buena música, la escucho para motivarme, para relajarme, para animarme, para entretenerme… ¡siempre viene bien! Soy amante de las series, siempre estoy enganchada a alguna.

Actualmente, estoy enganchada a la vida fit. Me encanta cuidarme, pero lo que más me gusta, es ver los resultados obtenidos. Uno de mis hobbies de esta nueva vida saludable es el running. Además de ayudarte a estar en forma, te motiva muchísimo y además ayuda a reducir el estrés diario, y a liberarte durante un rato de las preocupaciones.

Tu mayor inspiración

Desde hacía años, no me sentía a gusto conmigo misma. Siempre he sido de hacer muchas dietas, sobre todo antes de la llegada del verano, pero luego siempre volvía a “recaer”. Esto hacía que me desmotivara mucho, y terminaba comiendo mal y además poniendo excusas tontas para no hacer ejercicio.

Veía que las chicas de mi alrededor se cuidaban más y realmente se les notaba contentas con su cuerpo y estilo de vida. Así que dije, ¿por qué yo no? Y me propuse lo siguiente: no voy a hacer dieta nunca más; voy a cambiar radicalmente mis hábitos alimenticios y mi estilo de vida. Y así fue. Al principio sí que es verdad que hice una dieta muy restrictiva y perdí en poco tiempo bastante peso pero llegado el límite en el que dices “estoy harta de comer atún y queso blanco” en vez de volver a mis malos hábitos, me informé, leí mucho sobre vida sana y comencé a cocinar cosas que prácticamente nunca había comido. Descubrí que existen recetas deliciosas y, sobre todo variadas, que son muy sanas y a las que te acostumbras rápidamente.

Además de todo esto, empecé a compaginarlo con ejercicio físico. Empecé haciendo running, y apenas duraba 1 km sin ahogarme pero poco a poco y, lo más importante, siendo constante, conseguí ir aumentando esa cifra y consiguiendo los objetivos que me marcaba (actualmente, llego a hacer 10 km; ¡quién me lo iba a decir!).

Objetivos marcados

Mi principal objetivo era la pérdida de peso. Pero para ello, también debes marcarte otros objetivos, como ir renovando tus recetas, no tener pereza a la hora de hacer comidas elaboradas evitando las precocinadas, ser constante en el ejercicio (¡sin excusas!), ampliar tus conocimientos sobre qué es sano y qué te perjudica…

Motivación

Siempre se buscan motivaciones en otras personas y, a veces, caemos en el error de realizar comparaciones. Con eso, habitualmente, se consigue el efecto contrario, es decir, desmotivarnos, ya que ni todos los cuerpos son iguales, ni los metabolismos, ni la genética, ni la situación personal de cada persona. Así que, yo, en este recorrido, algo que he aprendido es que lo mejor que puedes hacer es fijarte en ti mismo para mantenerte motivado; visualizar todo el recorrido, todo el esfuerzo, todo el sudor. Al fin y al cabo, se trata de sentirse bien con uno mismo.

Una motivación muy grande es ver que prácticamente toda la ropa de tu armario te está grande, y que, al irte de shopping, utilizas dos o tres tallas menos. ¡Para mí eso es una recompensa enorme!

¿Contratiempos?

Llegó un momento, que no había manera de perder más peso, y todavía no había llegado a mi meta de peso ideal para conseguir sentirme del todo bien conmigo misma. Esto hacía que me deprimiera un poco ya que, realmente, estaba haciendo lo mismo que meses atrás, sin añadir ningún exceso. Entonces fue cuando me planteé que el “problema” estaba en el ejercicio. Sólo hacía running, lo cual me ha venido y me viene muy bien. Pero esto no era suficiente, así que decidí ir un poco más allá. Empecé poco a poco; después de correr hacía varias series de abdominales o sentadillas, y en seguida empecé a ver más resultados.

Había bajado considerablemente de peso, pero no solo eso, me sentía más activa y, además, más definida.

 

talia-dins

La ayuda de Gym Virtual

Cuando empecé con estos ejercicios de tonificación (abdominales, sentadillas, etc), llegó un momento en el que hacía las series sin problemas; me resultaba muy fácil. Así que decidí incrementar un poco la dureza del entrenamiento. Busqué por internet videos de rutinas de ejercicios y descubrí GymVirtual. El primer día que seguí una de las rutinas de Patry ¡ya me enganché! Me di cuenta de que era mucho más efectivo realizar una rutina en la que ejercitabas varias partes de tu cuerpo, que las típicas series aburridas de abdominales y demás.

Fui constante, y siempre que terminaba mi sesión de running, realizaba varias rutinas de GymVirtual. A las pocas semanas, empecé a ver resultados tanto en la báscula como en la tonificación de mis músculos.

Ejercicio físico

Como ya he comentado antes, lo que he hecho desde el principio ha sido running. Al principio fue muy duro, porque mi cuerpo no estaba acostumbrado a ese desgaste físico. Pero he aprendido que la clave es la constancia y el esfuerzo; si tienes esto claro, no habrá problema en superar tus metas y tus objetivos.

Además del running, los ejercicios que más he hecho son abdominales, sentadillas, flexiones, y ejercicios con mancuernas para tonificar tanto brazos, como hombros y pecho.

Las rutinas más he realizado de GymVirtual son:

Mis favoritos:

Alimentación

Desde que empecé este recorrido de vida fit, mis hábitos alimenticios cambiaron radicalmente. Intento que mi alimentación sea muy variada, para no caer en la monotonía y el aburrimiento. Algo obligatorio para mi, todos los días, es la fruta. Seguro que es lo típico que se dice siempre, pero es que es totalmente necesario. A mi, me costaba mucho, y a veces me cuesta todavía, comer fruta todos los días (y si es posible varias veces) pero lo que hago desde hace bastante tiempo es prepararme un tupper de fruta variada y cortada por la noche, para tenerla preparada para el día siguiente. Siempre me lo llevo al trabajo, y en el almuerzo me lo tomo. Al final te acostumbras, y como cada día puedes ponerte la mezcla de frutas que quieras, no se te hace monótono. Además, ¡ni que la fruta no estuviera rica!

Por otra parte, siempre tomo alguna ración de verdura en la comida, en la cena o en las dos, ya sea de plato principal o de acompañamiento. Por ejemplo, me gusta mucho mezclar diferentes verduras cortadas en pequeños trozos, cocinarlas a la plancha y especiarlas de maneras diferentes o acompañarlas con salsas caseras light.

Para desayunar, nunca me falta mi tazón de cereales integrales (y si van acompañados de chocolate negro, ¡mejor!). Desde hace tiempo, tomo leche desnatada sin lactosa, ya que es mucho más ligera, y así no empiezo el día con pesadez en el estómago. Además, en el desayuno también suelo tomar mezcla de muesli o algunas galletas de asimilación lenta. Con la llegada del verano, también voy a empezar con los jugos verdes detox, ya que aportan mucha energía y vitaminas, sobre todo si los tomas en ayunas (mi preferido lleva espinacas, manzana, kiwi y zumo de limón).

De normal, durante la semana no me faltan mis raciones de proteínas, tales como, pechuga de pollo o pavo, panga, salmón…

Respecto a los hidratos de carbono, siempre intentos tomarlos antes de hacer ejercicio, y siempre pasta integral, ya que contiene mucha más fibra y son de asimilación lenta (el cuerpo no los absorbe rápidamente, por lo que da tiempo a quemarlos horas después).

Por otra parte, antes casi no tomaba ensaladas, ya que no me gustaba nada la típica ensalada de lechuga, tomate, zanahoria y maíz. Pero, buscando por internet, encontré recetas realmente deliciosas de ensaladas, con combinaciones muy saludables y completas (mi ensalada favorita es de espinacas, salmón ahumado, nueces, pasas, queso blanco y aliño de higos).

Tomo muchos yogures desnatados con trozos (¡si son cremosos mejor!), me suelo hacer muchos smoothies, me gustan los tés de frutas y me encanta el buen café, eso sí, siempre que puedo acompañado de Stevia (endulzante natural).

Además, desde hace poco, he ido aprendiendo a hacer postres dulces saludables y riquísimos, utilizando harinas integrales, copos de avena, edulcorantes, frutas, chocolate puro… Y los resultados han sido muy buenos.

Una de las webs de las que cojo ideas para cocinar es de la de GymVirtual. Algunas de mis recetas favoritas son:

Dicho todo esto, también tengo que recalcar, que de vez en cuando tampoco está mal darse un capricho. Se puede llevar una vida saludable y salir a cenar fuera con tu pareja o amigos. Se puede comer de todo, pero evitando los excesos. A mi, por ejemplo, me encanta el chocolate, así que, tengo en casa una tableta de chocolate negro (cuanto más puro mejor), y de vez en cuando cojo una onza o dos, lo cual es saludable debido a su efecto saciante; además, no hay que obsesionarse, nuestro cuerpo necesita de todo, ¡incluso grasas y azúcares!

Aprendizaje

He aprendido muchas cosas, entre ellas a valorarme más y a implicarme más y, ya no sólo con el ejercicio o la comida sana, si no en todos los aspectos. La verdad es que se ve la forma de vivir de otra manera. Te sientes mejor y más saludable, y eso hace que lleves a cabo todos los objetivos que te propongas, de manera diferente.

He aprendido también, que se puede vivir perfectamente llevando unos hábitos más saludables que los que la sociedad en general nos presenta como “normal”, por ejemplo, la comida rápida y similares. Puedo ir a un restaurante de comida rápida y pedirme una ensalada sin sentirme “rarita” y ya no solo porque no quiera engordar, si no simplemente porque no me apetece inflarme de calorías de manera exagerada para luego sentirme mal conmigo misma. Eso no quiere decir que de vez en cuando me apetezca un helado con chocolate o unos nachos con queso, pero en ese caso digo, ¡venga va! hoy me permito este capricho. Lo que quiero decir con esto, es que he aprendido que antes comía comida basura o poco sana por inercia, o porque me parecía algo normal. Y ahora, además de darme mis caprichos, como habitualmente de manera sana y sabrosa a la vez.

Por otra parte, como ya he comentado anteriormente, yo no hacía nada de ejercicio. Desde pequeña he jugado a baloncesto, y todavía me encanta, pero cuando empecé bachiller y posteriormente la universidad, me lo dejé, y a partir de ahí ya no hacía nada. En el fondo, cuando uno no hace nada de ejercicio sabe que se está perjudicando, y sabe perfectamente que está mal no hacer absolutamente nada. Durante mi recorrido, he aprendido a incluir el deporte en mi vida como algo rutinario, algo que hago con constancia y además disfruto con ello.

Un consejo 

Lo primero que os diría que hay que tener claro es: “No hagáis dieta nunca más. Simplemente, cambiad vuestros hábitos de vida”.

Digo esto porque no me gusta la palabra “dieta”. Si salís a cenar con vuestros amigos y todos se piden menús hipercalóricos, vosotros no tenéis porque hacer lo mismo. Cada uno come lo que quiere, y una vez se está acostumbrado a llevar una vida saludable, se hace mucho más fácil ser constantes en dichos hábitos.

Por otra parte, mi otro consejo es: “¡Moveos!” La clave está en no quedarse tirado en el sofá lamentándose por lo que podrías hacer pero nunca lo haces. Levántate y deja atrás las excusas. Sal a correr, a hacer ejercicio, en bici, apúntate al gimnasio… lo que sea. Pero lo más importante es que seas constante.

Además, renueva tu vestuario deportivo; irás más a gusto con algo moderno, que te guste y, sobre todo, cómodo y adecuado al deporte que hagas. Es muy importante sobre todo el calzado. ¡Empieza a ahorrar para unas buenas zapatillas de deporte!

La motivación y la constancia es la clave.

Tu mejor frase

Tengo varias:

  • Work hard, dream big.
  • The best is yet to come.
  • Stop wishing. Start doing.

Dónde encontrarte

Instagram:@talia_992

 

5 Comments
  • cynthia janeth
    Posted at 23:16h, 02 febrero Responder

    al cuanto tiempo se ve el cambio

  • abril torres
    Posted at 21:18h, 07 enero Responder

    Vale, me has motivado un buen!!! Mucha gracias por compartirnos tu historia. Animo a todos los que están intentando cambiar para bien que yo también lo hago. Animo!!!

  • Marian
    Posted at 18:07h, 05 noviembre Responder

    Que linda historiaaaaaaa, me has motivado, Voy a cambiar mis malos habitos, me case de las dietas…es importante ver cambios de otras personas para seguir 🙂 gracias

  • DAMARIS
    Posted at 21:32h, 20 mayo Responder

    estas historias motivan muchisimo #YPCT

  • Dulcinea
    Posted at 18:49h, 09 abril Responder

    Wow! Yo tengo 18 años, y recién voy empezando.. pero ya noto muchos beneficios! Gracias por compartir tu caso, me ayuda a ver que si se puede. Por cierto, Valencia, que hermosa ciudad! Con esos parques correría todo el día!…
    Dulcinea

Post A Comment

Watch Dragon ball super